Un verano diferente: los mejores planes para un verano en el mundo rural

Por Esteban Nicolau,

Se acerca el verano y con él las deseadas vacaciones, el tiempo se detiene, las veladas se alargan y las ganas de salir de nuestro entorno, aunque sea por unos días, se acentúan. Bien, pues en este post te propongo algunas ideas para disfrutar de los tuyos, de tu tiempo, de la naturaleza, del sosiego, de nuestro país, y más concretamente de nuestro mundo rural, de esos pueblos donde el tiempo se detiene y donde la amabilidad de sus gentes nos sorprende al principio y añoramos cuando nos vamos. Unos pueblos donde por unos días formaremos parte de ellos y donde las experiencias rurales harán que nos llevemos un grato recuerdo de nuestras vacaciones.

Piscinas naturales en el Valle del Jerte

Al decir Jerte vemos la imagen de espectaculares paisajes de cerezos en flor, pero el Valle del Jerte vale la pena visitarlo en cualquier época del año y también en verano donde vamos a poder disfrutar de las cristalinas y frescas aguas del río Jerte, su abundante caudal propician la aparición de gran cantidad de piscinas naturales que se forman a lo largo de su recorrido. Vamos a nombrar algunas de ellas pero hay muchas más repartidas por toda la zona, todas muy bien señalizadas.

– Piscina natural “Los Pingueros”: situada en el precioso pueblo de Tornavacas y desde donde tenemos una espectacular vista del todo el valle.

– Piscina natural “El Nogalón”: situada en Jerte donde también podremos visitar el Centro de Interpretación sobre la fauna y flora de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos y admirar la arquitectura típica de la zona.

mundo rural valle de Jerte 2

Autor: Tessekur

– Piscinas naturales “Los Pilones”: se trata de 13 piscinas naturales que se han formado en la roca por la erosión del agua. Se encuentran en la Reserva Natural Garganta de los Infiernos entre Jerte y Cabezuela del Valle.

– Piscina natural “El Pilar”: situada en el pueblo de Navaconcejo, donde podremos visitar la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción de la segunda mitad del siglo XVI.

Parque Natural Arribes del Duero

Si quieres disfrutar de la naturaleza, sin duda este es un destino que te encantará. La zona ocupada por Arribes del Duero está declarada como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), tiene 180 Km de cañones fluviales e incluye 37 pueblos de las provincias de Zamora y Salamanca.

Tendremos la posibilidad de navegar por el Duero y adentrarnos por los rincones más agrestes del cauce, además de disfrutar del majestuoso vuelo de la cigüeña negra y el águila real. En Aldeadávila de la Ribera y Vilvestre hay empresas que ofrecen esta actividad.

El Pozo de los Humos, una cascada natural en el curso del río Uces con una caída en vertical de más de 50 metros, es otro de los lugares que vale la pena visitar. Comparten protagonismo los pueblos de Masueco de la Ribera y Pereña.

Parque Natural de la Sierra de Grazalema

Si preferimos movernos por el Sur y deleitarnos callejeando por las estrechas, empinadas y blancas callejuelas de los pueblos andaluces y conocer la hospitalidad de sus gentes, una de las opciones es visitar alguno de los pueblos de la Sierra de Grazalema. La arquitectura de estos pueblos denota la presencia musulmana y su carácter serrano. La Sierra de Grazalema pertenece a las provincias de Cádiz y Málaga, y muchos de los pueblos que la componen pertenecen a la conocida Ruta de los Pueblos Blancos.

La Garganta Verde, en el término municipal  de Zahara de la Sierra, es un impresionante barranco de 400 metros de profundidad y que hace las delicias de los aficionados  al barranquismo. Densos bosques de encinas y alcornoques harán más llevadero el calor.

Y aunque todos los pueblos de la sierra tienen su encanto, Grazalema es uno de los  más bellos, con una arquitectura tradicional muy bien conservada y con un entorno natural que la caracteriza.  En el entorno podremos encontrar la Ribera de Gaidovar, valle regado por el río que le da nombre y un auténtico vergel con un microclima característico. Y la Aldea de Benamahoma, donde el agua es su bien más  preciado y  donde encontramos el Manantial de El Nacimiento.

La Selva de Irati

Uno de los mayores bosques de hayas y abetos de Europa y el más grande de España. Un lugar mágico donde caminar entre frondosos bosques, con la calma del lugar y el murmullo del agua nos hará sentir sensaciones difíciles de describir. Y aunque al decir hayedo nos viene a la mente el otoño, nos sorprenderá gratamente una visita a este fabuloso bosque en verano.

Para acceder a la Selva de Irati, tenemos dos accesos destacados: Orbaitzeta en el valle del Aezkoa  y Ochagavía en el valle de Salazar, donde se encuentra el Centro de Interpretación. Ambas localidades están a 1 hora aproximadamente de Pamplona.

En el valle vamos a poder disfrutar de un entorno incomparable a través de 16 diferentes rutas perfectamente señalizadas y aptas para todas las edades. Las rutas pueden hacerse a pie o en bicicleta y cada una nos sorprende con la belleza del lugar.

Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara

De espectaculares paisajes debido a su origen cárstico, está repleto de dolinas, grutas, colinas, simas y cañones que se han ido formando con el paso de los años. Un lugar ideal para disfrutar de increíbles paisajes proporcionados por la fuerza de la naturaleza y sitio envidiado por los aficionados al barranquismo ya que Huesca es la provincia con mayor número y diversidad de cañones.

mundo rural pantano de vadiello

Foto: Xevi V

Está localizado entre los Pirineos y el Valle del Ebro, lo que le proporciona un clima híbrido del atlántico y mediterráneo. Hay una completa red de senderos para la práctica del senderismo, así como miradores, refugios y pozas donde darte un chapuzón.

De los pueblos que abarca el parque, destacaremos Aínsa-Sobrarbe, un precioso pueblo con distribución medieval y declarado Conjunto Histórico Artístico desde 1965, pasear por sus calles nos traslada en el tiempo por unos momentos. Muy cerca de Aínsa se encuentra el monasterio de San Victorián, uno de los más antiguos de nuestro país y monumento histórico artístico nacional, vale la pena visitarlo. Otro pueblo con un encanto especial es Alquézar, que nos traslada a la época medieval.

Y aunque del alojamiento no hemos tratado en este post, sin duda os recomendamos alguno de los hoteles rurales y casas rurales que tenemos en nuestros pueblos, alojamientos con mucho encanto y donde la hospitalidad de sus dueños nos hará sentir como en casa.

Espero que te hayan gustado las propuestas, donde como elemento común he intentado incluir el agua para disfrutar más si cabe de nuestras vacaciones de verano en el mundo rural. Vale la pena pararnos a pensar por unos momentos la increíble suerte que tenemos de vivir en un país con un patrimonio natural, arquitectónico y cultural tan rico y diverso y que nos da la oportunidad de disfrutar muy cerca de donde vivimos. Merece la pena que entre todos hagamos lo posible por poner en valor nuestro mundo rural.