Por Carlos Navarro

Prisiones convertidas en hoteles de lujo

Miércoles, 25 noviembre 2015 364

Cuando pensamos en prisiones nos viene a la mente un lugar diseñado para castigar a los que han faltado a la ley, donde la gente cumple la terrible pena de perder la libertad. Las prisiones son espacios pensados para que sus habitantes se olviden de todo el disfrute que la vida ofrece. Pero, ¿qué sucede cuando estos edificios construidos en un principio para albergar criminales sufren una extraña mutación y se convierten en hoteles de lujo? ¡Ironía! Cenas espectaculares, extravagantes spas, boutiques de ensueño y un escenario totalmente fuera de lo convencional son el resultado de esta contradictoria transformación que hará que de estas cárceles, nadie quiera escapar. Si quieres dormir en una celda, elige una que sea de oro.

Het Arresthuis

Ámsterdam, Holanda

hotel prision

Cerca de la frontera con Alemania, en el tranquilo pueblo holandés de Roermond, se ubica el lujoso hotel Het Arresthuis, que traducido al español significa La Casa del Juicio. Nombre que hace justicia a su pasado, ya que el edificio en el que se encuentra albergó desde el año 1863 hasta el 2007, una de las cárceles más temidas por los criminales de Los Países Bajos.

habitacion-het-arresthuis

Ahora la historia es muy diferente. Se han cambiado los presos por huéspedes y es posible elegir entre celdas confort, celdas de lujo o una de las 4 suites inspiradas en personajes carcelarios: el juez, el abogado, el carcelero o el director. Pero esto no es todo para cumplir la mejor condena; aparte de mantener los barrotes en las ventanas, el hotel también ofrece Internet gratuito, 2 lujosas salas de reuniones, sauna, un gimnasio totalmente equipado y por si fuera poco, también puedes pedir un masaje en tu propia celda.

Malmaison

Oxford, Reino Unido

corredor hotel malmaison

De pocos edificios se puede contar que hayan servido para tantos usos distintos. El hotel Malmaison Oxford se encuentra en lo que anteriormente fuera la Prisión de Oxford, que a su vez, está alojada en un castillo medieval del S. XI. Cuando la cárcel cerró sus puertas en el año 1996, surgió la idea de adaptar el sitio para dar vida a un hotel boutique que incorporase los muros originales del castillo, así como varios elementos de la prisión.

hotel malmaison habitacion

El hotel cuenta con 95 habitaciones y suites entre las que se incluyen celdas dobles, celdas de categoría superior, así como habitaciones ubicadas en el centro correccional adyacente. Malmaison se enorgullece de ofrecer un concepto tan singular y de sus altos estándares confort, ya que cada habitación está equipada con duchas de hidromasaje, iluminación ambiente, servicio a la habitación 24 horas y exclusivos artículos de baño. Además, los huéspedes alojados en Malmaison, a diferencia de los antiguos inquilinos, no podrán quejarse por la calidad de la comida o por pocas opciones de ocio, ya que aparte de estar ubicado en pleno centro de la ciudad, dentro del hotel está el elegante restaurante Brasserie y el estiloso pub Malbar, donde se puede celebrar la libertad condicional brindando con un delicioso cóctel.

Four Seasons Sultanahmet

Estambul, Turquía

four seasons terraza

El hotel Four Seasons Sultanahmet se encuentra en una antigua prisión turca de estilo neoclásico ubicada en el casco antiguo de Estambul, a tan solo unos pasos de Haghia Sophia, la imponente basílica del siglo VI, y de uno de los más característicos símbolos de la ciudad, la Mezquita Azulconstruida en el siglo XVII. En la azotea del hotel está el A’YA Rooftop lounge, que ofrece una de las mejores vistas de la ciudad y posee una extensa carta de vinos de varias regiones de Turquía.

four seasons habitacion

La prisión Sultanahmet comenzó su construcción en el año 1918 y funcionó como tal hasta 1969. Las autoridades decidieron ubicarla al lado del Palacio de Justicia de la ciudad y entre sus habitantes se encontraban desde malhechores habituales, hasta celebridades y figuras políticas de mucha relevancia. Actualmente, se pueden ver elementos originales de la estructura de la cárcel tales como pintadas de los presos en recepción o las puertas de madera originales. Sin embargo, a día de hoy, el patio interior alberga un exuberante jardín y un precioso comedor al aire libre. Las habitaciones guardan muy poca relación con las antiguas celdas y es que en ellas podemos encontrar todas las comodidades como minibar, enormes televisores de plasma, reproductores MP3, conexión WiFi o baños de mármol con elegantes bañeras y, por si esto fuera poco, en el spa se ofrecen masajes y tratamientos de belleza para que los huéspedes gocen de un completo relax. A este hotel, de cárcel le queda muy poco.

Långholmen

Estocolmo, Suecia

hotel-longolmen-pasillo

Ubicado en una isla en el el archipiélago de EstocolmoLångholmen está formado por un hotel, un hostal, centro de conferencias con varios salones, restaurante y un museo de la prisión. La cárcel, que prestó servicio entre 1725 y 1975 fue considerada como una de las más grandes de Suecia en su momento, llegando a contar con más de 500 celdas. Los huéspedes pueden visitar el museo para ver cómo los antiguos presos solían vivir en las mismas habitaciones del hotel, que en el pasado, sirvieron de calabozos.

longholmen-room

En las habitaciones se mantienen las ventanas originales, sin embargo, los espacios han sido adaptados con diseños contemporáneos y actualmente ofrecen todas las comodidades: televisiones de pantalla plana, WiFi gratuito y caja fuerte. Los huéspedes pueden elegir entre celdas simples, dobles, familiares e incluso existe la opción de reservar celdas románticas en las que se incluye vino espumoso, chocolate, mullidos albornoces y cómodas zapatillas.

The Liberty

Boston, Estados Unidos

liberty lobby

The Liberty es el hotel que se encuentra en la antigua Cárcel de Charles Street. Construida en el año 1851, entre sus paredes cumplieron condenas personajes de la talla de Malcolm X y varios prisioneros de la Segunda Guerra Mundial. A día de hoy, esta joya arquitectónica ha sido rediseñada como hotel de lujo y ha sido equipado con seis bares y restaurantes.

liberty room

Mientras las antiguas celdas de la prisión no superaban los 7 m2, las 298 habitaciones y suites del hotel van desde los 35 hasta los 80 m2. Hoy en día, los huéspedes se encontrarán con la más avanzada tecnología y un fabuloso estilo contemporáneo que incluye acabados de caoba y detalles en acero inoxidable. Los curiosos que quieran hacerse una idea de cómo era la cárcel original, pueden dirigirse al restaurante CLINK, donde los comensales pueden degustar deliciosos platos de cocina americana moderna sentados en las celdas, tal y como eran en un principio.

Lloyd Hotel & Cultural Embassy

Amsterdam, Holanda

lloyd restaurant

El Lloyd Hotel & Cultural Embassy posee varias características singulares. No solo está ubicado en una antigua prisión, sino que también es el primer hotel en incorporar el concepto 1-5 estrellas. Esto significa que el rango de habitaciones que ofrecen varía en confort y precio; desde sencillas habitaciones de una estrella, hasta lujosas suites de cinco estrellas con enormes pianos, hamacas, columpios y otro tipo de excentricidades.

lloyd room

Cada habitación es única. En la decoración trabajaron más de 50 artistas y diseñadores, lo que convierte al hotel en un icono del diseño Holandés. El edificio ha sido utilizado para varios usos; antes de funcionar como prisión, se utilizó como casa para acoger refugiados, como centro de detención y después sirvió como espacio de creación que albergaba estudios de varios artistas y finalmente, el Lloyd Hotel abrió sus puertas en el año 2004. Actualmente, el hotel se enfoca en atraer viajeros locales e internacionales y es sede de varios eventos culturales que incluyen exposiciones de diseño o conciertos de percusión y mercadillos japoneses.

Best Western Premier Katajanokka

Helsinki, Finlandia

katajonokka corridor

El hotel Best Western Katajanokka fue antiguamente la Prisión Estatal de Helsinki. La cárcel estuvo en funcionamiento desde 1837 hasta 2002 y albergó básicamente a criminales en prisión preventiva que provenían del sur de Finlandia. Después de sufrir una profunda reforma que ascendió a 15 millones de euros, el recinto fue transformado en un cómodo y espacioso hotel. Sin embargo, por motivos de conservación histórica, el exterior se mantiene casi intacto.

katajanokka room

Las habitaciones de este hotel cuatro estrellas se crearon combinando dos y tres celdas para lograr ambientes amplios y agradables. La variedad de los espacios incluye habitaciones de matrimonio y junior suites, todas con acceso desde el corredor de la prisión. El restaurante Jailyard también mantiene la temática carcelaria. Podemos ver en su interior paredes de ladrillo expuesto, ventanas con barrotes y sillas de estilo medieval. Definitivamente, este es el sitio perfecto para probar las especialidades escandinavas.

Clink78

Londres, Reino Unido

clink78 exterior

Situado en un juzgado de más de 200 años de antigüedad, no podemos decir que Clink78 sea un hotel de lujo, sino más bien un moderno hostel con todas las comodidades. La corte de Clerkenwell fue el escenario en el que los miembros de la banda de punk rock The Clash fueron multados por disparar a palomas mensajeras, anécdota que sirvió para dar nombre al bar del hostel: ClashBAR.

clink78-courtroom

Lo que fueran las salas del tribunal sirven ahora como salón para ver películas o la televisión y cuenta también con un espacio para los ordenadores. Se mantienen en su sitio el podio del juez y el estrado de los testigos. Los huéspedes pueden dormir en una de las celdas originales de la prisión, equipada con literas para dos personas. Se han mantenido algunos detalles originales de la prisión tales como las pesadas puertas de metal, los barrotes de las ventanas y retretes de metal (solo de decoración), pero las celdas han sido reformadas para añadir color y calidez y hacerlas así de lo más acogedor.

Carlos Navarro
Ver perfil del autor
Chilango de nacimiento, mallorquín por elección. Existen dos pasiones que rigen su vida: la cerveza y la montaña. Viajero empedernido en búsqueda de experiencias que merezca la pena plasmar en palabras.