Desmenuzando Madrid: Malasaña

Por Oscar Navarro,

 ¿Te suena el barrio de Malasaña? Si es así, puede ser tanto por su pasado revolucionario como por la modernidad y vanguardismo de nuestros días.

Aunque muchos no lo sepan, Malasaña fue el escenario de dos revoluciones. La primera el alzamiento contra la ocupación Napoleónica en 1808. Fue durante este periodo que se bautizó el barrio con el actual nombre, a raíz del asesinato de Manuela Malasaña por las tropas napoleónicas.

La segunda revolución, que tuvo lugar en los años 80, fue la famosa Movida madrileña, que dio a este barrio su alma rockera, punk, de contracultura y su fama de barrio que nunca duerme.

Malasaña, situado en pleno centro, es un barrio indispensable en tu visita a Madrid y que ha sido comparado a menudo con el Soho neoyorkino o el barrio de Camden en Londres.

Por un lado cabe destacar su mundo teatral. Malasaña es conocido también por sus teatros y el barrio acoge varios de ellos como es el caso del Teatro Maravillas en la calle de Manuela Malasaña así como el Teatro Lara en la calle Corredera Baja de San Pablo y el Teatro Alfil, en la particular Calle del Pez.

Hablando de teatros, ¿habéis oído hablar del Microteatro? El microteatro es un formato teatral consistente en la representación de una micro obra de menos de 15 minutos para un máximo de 15 espectadores. Este se representa en una sala de menos de 15 metros cuadrados, consiguiendo así que el público se integre dentro de la obra. Este formato es cada vez más popular y como no, se puede disfrutar en Malasaña. Os recomendamos que le echéis un vistazo a la programación de Microteatro por dinero, si queréis ver el teatro de otra manera.

Siguiendo la ruta, sin movernos mucho, justo en la misma calle del Teatro Alfil, la particular calle Pez, una calle de contrastes y con personalidad, cuna de lo moderno y lo alternativo, podemos encontrar bares, pequeños comercios y un sitio muy especial: el Patio Maravillas, un espacio social y cultural autogestionado para el pueblo.

Y porque Malasaña es un barrio para todos también encontramos festivales urbanos para niños y familias como el famoso Malakids. Este evento suele celebrarse a finales de septiembre y trata de reivindicar el centro de Madrid para las familias y revitalizar su actividad vecinal, comercial y cultural. Para ello ofrecen talleres, conciertos, mercados y otras muchas actividades.

Si visitas la ciudad con niños es un plan indispensable en el barrio, que puedes complementar con visitas guiadas por Malasaña o toda la ciudad con algunas asociaciones y empresas. Madrid en ruta, por ejemplo, es una de ellas, y ofrece visitas guiadas enfocadas a los niños, visitas a museos o las cada vez más populares gymkanas urbanas.

Y si lo que buscas es una noche completa, como comentábamos, Malasaña no te va a defraudar, pero lo primero es lo primero: la comida.

Prepárate y coge fuerzas con las tapas, vinos y unas de las mejores hamburguesas de Madrid en Carmencita Bar. Este bar y restaurante localizado en la calle San Vicente te sorprenderá por sus simpáticos camareros y sus enormes raciones, destacando el brunch que nos ofrecen, uno de los más famosos de ciudad.

Ya con la barriguita llena y contenta, acércate a la Plaza Dos de Mayo, no muy lejos de allí, a tomarte algo en una de sus terracitas, por ejemplo, en el Bar Arco, o mira las cosas de otra manera en el bar Nueva Visión.

No obstante, si lo que prefieres es algo nuevo y sin alcohol, la última vez que estuvimos descubrimos un nuevo mundo escondido en la calle Manzana, bajo el nombre de Parapark, un plan original para tu noche en el barrio.

Parapark forma parte de la nueva tendencia de juegos de escapismo o “room escape”, esta vez fuera de los videojuegos, en la misma vida real. El juego se desarrolla en las habitaciones de un espacio cerrado, donde tienes que buscar pistas, códigos, objetos que te ayudarán a resolver el enigma y con suerte, escapar de la habitación.

parapark_finalSin duda un juego donde se dispara la adrenalina, el miedo y al final la euforia, cuando ya desesperado, consigues abrir la puerta. En definitiva una idea original e innovadora que está ganando adeptos y se está extendiendo por otros rincones del país.

Por último, como comentábamos, estos son solo unos pequeños consejos de este trocito de la ciudad. Malasaña y sus barrios colindantes tienen mucho más que ofrecer. Por eso os recomendamos pasearos y alquilar unas bicis para no perderos ningún rincón, como nosotros hicimos con Bravo Bike, donde no solo pudimos alquilar bicis sino que nos apuntamos a dos de sus tours por el centro de Madrid que sin duda repetiríamos, sobre todo por la simpatía de sus guías.

Si te has quedado con ganas de más consejos sobre Madrid, espera nuestro siguiente post donde trataremos otros de sus barrios más interesantes.

Foto principal: Álvaro Ibañez

Enlaces de interés:

Malasaña y Madrid en trivago