El hotel de tu vida: Carmen vuelve al hotel de su infancia 40 años después

Por Carlos Navarro,

Caudete, Albacete, años 70

Pascual Requena y Carmen Marín son un clásico matrimonio de los años 70. Pascual trabaja como funcionario en el Ministerio de Agricultura. Carmen, además de realizar tareas del hogar, ejerce de modista. Son una pareja feliz, sin embargo hay algo que los hace particulares para su época: han contraído matrimonio después de cumplir los 40 años.

fotografía antigua boda pascual y carmen

Su vida transcurre tranquilamente en el pueblo de Caudete. Corre el año de 1976 en la provincia de Albacete, cuando deciden que es momento de ampliar la familia. La pequeña Carmen es la razón por la que el matrimonio finalmente se convertirá en una familia con todos sus miembros.

carmen bebe en la cama

La expectación no puede ser mayor. Padres, tíos, primos, hermanos… todos esperan conocer a la nueva integrante y Pascual se hace con una cámara y un trípode para no dejar escapar ningún momento. Su afición a la fotografía nace junto a su hija. No es una aspiración artística lo que lo impulsa a congelar imágenes, es la necesidad de capturar los mejores momentos al lado de las personas a las que más quiere.

Guardamar del Segura, Alicante, 1976 a 1980

carmen-bebe-con-su-madre-en-una-cesta-de-picnic

¡Las ansiadas primeras vacaciones en familia están aquí! Una de las ventajas que el Ministerio de Agricultura ofrece a Pascual, es la posibilidad de elegir entre varios hoteles a un precio insuperable. Así que el matrimonio se decanta por el Hotel del Tío Chus, ubicado en Guardamar del Segura, provincia de Alicante, el cual pilla cerca y es el único de la zona que se sitúa en primera línea de playa.

La experiencia no puede ser mejor. Los Requena Marín repiten las vacaciones durante cuatro años seguidos. Cada vez que llega el verano, los tres se despiden de todo y todos en el pueblo de Caudete y parten con dirección Guardamar, donde disfrutan de un mes entero a orillas del Mediterráneo.

carmen-nina-caminando-junto-a-la-piscina-con-panuelo-en-la-cabeza

Así es como la pequeña Carmen, que ahora tiene 41 años, nos narra su experiencia y cómo el Hotel del Tío Chus (hoy hotel Playas de Guardamar) se convirtió en el hotel de su vida. Este lugar marcó su infancia y los momentos más felices de sus padres, donde compartían con otras familias, recibían a hermanos y primos durante las horas del día para disfrutar de una comida, una partida de cartas y después volver a sus respectivas casas.

Madrid, 2017

carmen-con-su-familia-miguel-aitor-y-zoe

Hoy, Carmen cuenta con su propia familia. Se casó con Miguel y tienen dos maravillosos hijos: Aitor y Zoe. Viven en Madrid y vuelven a Caudete durante los días de vacaciones para visitar a la familia. Los más pequeños no conocían ese mágico hotel que forma parte tan importante de la vida de su madre que no ha vuelto desde hace 37 años. Por este motivo trivago los lleva a revivir una experiencia personal. Una experiencia que pertenece a su historia familiar.

Guardamar del Segura, Alicante, 2017

antes-y-despues-carmen-y-su-familia-en-playas-de-guardamar

Carmen, Miguel, Aitor y Zoe pudieron disfrutar de un fin de semana en el hotel Playas de Guardamar y así, tratar de recordar aquellos maravillosos años. Carmen nos cuenta que el hotel ha cambiado mucho. Evidentemente, en 37 años, este alojamiento sufrió transformaciones, pero comenta que mantiene el mismo estilo que ella recuerda, que hay varios rincones que le ayudan a revivir esos momentos de su infancia.

el-hotel-de-tu-vida-antes-y-despues-miguel-con-su-hija-y-carmen-con-su-padre

Nos cuenta sus impresiones sobre el cambio de estilo al viajar entre su infancia y su vida adulta: “Antes el ocio estaba pensado para los mayores. Ahora todo gira alrededor de los niños.” Y constatamos que esto es verdad. El hotel cuenta con miniclub y una cantidad enorme de actividades para que los más pequeños de la familia disfruten de las vacaciones, mientras los padres, despreocupados, pueden pasar un momento de tranquilidad en la piscina, la playa o el bar.

Si bien, la forma de concebir las vacaciones ha cambiado a lo largo de los años, los buenos recuerdos se mantienen en la memoria. ¿Acaso la infancia de Carmen habría sido igual sin el hotel Playas de Guardamar? Probablemente hubieran sido otras las experiencias que habrían marcado a la familia, pero en este caso, el Hotel del Tío Chus ha quedado ahí, grabado en la mente y documentado para escribir una historia familiar. Para convertirse en el hotel de su vida.

Sobre el hotel Playas de Guardamar

foto-antigua-hotel-del-tio-chus-ahora-hotel-playas-de-guardamar-custom

(c) Paco García – Memorias de Guardamar

El hotel, inaugurado en el año 1974 bajo el nombre de Tío Chus, no era un alojamiento al uso ya que, al pertenecer al Ministerio de Agricultura, servía como residencia de verano para los trabajadores y funcionarios, donde podían pasar unas vacaciones de primer nivel a precios más que competitivos.

El edificio, una imponente construcción en primera línea de playa, delinea el paisaje de Guardamar del Segura y es el gran impulsor de la industria turística de la región. Industria que, a día de hoy, sigue siendo uno de los principales motores de la economía local. Al poco tiempo el alojamiento cambia de nombre para convertirse en la Residencia Campomar y mantiene el mismo modelo hasta el 2000, año en el que es privatizado y gestionado por la cadena Izan.

hotel-guardamar-vista-de-edificio-y-piscina1

Es en el año 2006 cuando la cadena Poseidón toma las riendas del establecimiento y la directiva decide realizar una reforma integral que incluye un cambio absoluto en el modelo del hotel para centrarse en el ocio familiar,  una reforma completa del edificio con un cambio de color que se integre mejor al paisaje, así como un cambio de nombre que se adapte a la realidad. De esta manera, el hotel es rebautizado como Hotel Playas de Guardamar.

hotel-guardamar-piscina-con-bebidas

Actualmente, el hotel cuenta con más de 500 habitaciones con vistas al mar que van desde dobles, hasta familiares e incluso está disponible la opción de contar con jacuzzi privado. Entre los servicios que merece la pena destacar, el hotel ofrece un salón-bar con zona de juegos, un chiringuito en la terraza y otro en la piscina, discoteca, restaurante buffet, zona de juegos infantiles, spa con gimnasio, miniclub, así como animación constante tanto por el día como por la noche.

No cabe duda de que la apuesta del hotel Playas de Guardamar continúa por seguir siendo un hotel que marque la vida de sus huéspedes. Por ser un hotel que quede impreso en la memoria.

Los hoteles son lugares llenos de historias y algunas de ellas han cambiado la vida de ciertas personas. Por esa razón, hemos decidido encontrar a estas personas y llevarlas de vuelta a ese alojamiento que tanto significa para ellas… así nace la serie “El hotel de tu vida”.